Menu

LA CIGARRA Y LA HORMIGA

La función habla del disfrute de la vida, del valor del esfuerzo, de la era digital, de la seducción de las pantallas, de la atención, de la dispersión y finalmente de la amistad y las buenas relaciones

La cigarra y la hormiga: Tumbada a la bartola en su gran sillón de hojas verdes La Cigarra perezosa canta alegremente su rap flamenco una y otra vez. Su vecina, La Hormiga, pasa por su lado todos los días un montón de veces con sus movimientos mecánicos, que se repiten como un baile escacharrado, y cargada hasta los topes.

La Cigarra se divierte con todo: canta, juega, pinta, mira al cielo, hace yoga, se relaja, contempla y disfruta de la vida. La Hormiga, por su parte, acumula comida para el invierno, cuando escasee. Cada una defiende su actitud pensando que es la mejor, pero las dos observan como vive la otra.

De pronto llega al bosque la era de la tecnología digital, aparecen como setas: antenas, conexiones, pantallas, teléfonos, tabletas y televisiones y los dos personajes se transforman. La Cigarra deja paulatinamente de cantar y pasa solo a mirar pantallas. La Hormiga igual, todo lo hace mirando al teléfono y en su bailoteo no para de chocarse y de tirar sus cargas, está en la nube continuamente , se vuelve desordenada y no sabe donde deja sus provisiones. Las dos cambian sus movimientos, sus costumbres habituales.

Y en estas llega el invierno con su manto de luces frías. En el bosque hay cortes de luz eléctrica, se agotan todas las baterías y se acaban las fascinantes pantallas. Allí no hay wifi y nada, se masca la tragedia comunicativa para La cigarra y la hormiga, y a mediada que desaparece la conectividad, aparece el hambre.

Las dos muertas de hambre, buscan como locas la comida que perdieron por distraerse con las pantallas y lo que encuentran es su amistad y la fuerza de su unión. Ahora juntas encuentran la comida necesaria. Se abrazan, vuelven a relacionarse. Van saliendo del frío invierno.

Ambulantes Teatro pone en escena una versión actualizada de la fábula donde lo importante no es la comida, sino la atención. Lo que almacena no son toneladas de grano sino temporadas completas de series. La cigarra y la hormiga deciden aliarse para poder mantener su propia identidad y así disfrutar de sus dos diferentes actitudes hacia la vida.

 

COMPAÑÍA
LUGAR
FECHA
HORA
DURACIÓN
RECOMENDADA
ENTRADA FAMILIAR:
DESCUENTO 50%
ENTRADAS
Ambulantes danza y teatro
Teatro Principal
Domingo, 24 de marzo
12:00
55 minutos
A partir de 6 años
6€, acompañate gratis.
Carmet Cultura, menores de 26 años, jubilados y gente con minusalia en silla de ruedas.
Giglón. Taquilla del Teatro Regio (miércoles a viernes, de 19:15 a 21:15) y día de la función desde 1 hora antes.