Menu

LAS MUJERES SABIAS

Una comedia musical mordaz, picante, burlona, crítica e inconformista. Un clásico renovado para jóvenes y mayores con canciones originales llenas de ironía y humor.

¡Un Molière muy musical!

Cornelio, tras dos años ofreciendo su amor a la preciosa Armanda de manera infructuosa, cae enamorado de Enriqueta, la hermana menor de esta, mucho más receptiva y liberada de prejuicios. Tras interceder el tío Aristo por el apuesto joven, el padre de la muchacha parece asegurarle la mano de su hija de buena gana. Sin embargo, Florencia, como esposa implacable que es, ya ha dispuesto otro candidato más apropiado para su hija y no está dispuesta a ceder ante su marido.

Una propuesta fresca y actualizada a nuestra época que es descrita por su propio director, Andrés Alemán, de esta manera:

El ser humano ha sido objeto de estudio filosófico desde la Antigüedad y todavía hoy continuamos cuestionando las normas de acción que rigen su comportamiento, en especial, las que le empujan a cometer actos censurables. La crítica a los excesos del hombre ha sido una constante en las obras de Molière, propiciándole tal obstinación detracción y admiración por partes iguales. Y es que no todos estamos preparados para reconocernos en escena a través de personajes cuyas actitudes nos causan repulsa y antipatía. En Las mujeres sabias, obra escrita el año antes de su muerte, el controvertido autor francés vuelve a ser despiadado con la pedantería de los falsos sabios y acusa a la pretenciosa burguesía enriquecida de constreñir las libertades de las nuevas generaciones con restricciones absurdas. En esta ocasión, Molière toma como referente a la preciosa y nos la presenta como un tipo social sectario preocupado en exceso por el buen uso del lenguaje y de las formas establecidas por este movimiento sociocultural barroco.

Una necesidad de reflexión en voz alta es lo que ha motivado esta versión de La mujeres sabias, una propuesta muy personal que, tratando de mantener la esencia y el carácter satírico del texto original, me permite abrir otros melones al más puro estilo molieresco, corrigiendo las malas costumbres con la burla. Asimismo aprovecho para alejar a los personajes de las manidas dicotomías a las que estamos acostumbrados y dotarlos así de una dimensión poliédrica. Aquí no hay “buenos y malos” o “sabios y necios” en su totalidad. Nuestros personajes son personas como ustedes, con ideas y actitudes encomiables pero también detestables. Serán ustedes quienes lo decidan a cada momento.

A través del trabajo de Carlos Iglesias Faura y Berta Grasset hemos creado un contexto espacio-temporal que, sin abandonar la época del autor, nos parezca por momentos estar viendo un pasado tan cercano que nos resulte el presente, y de esta forma el espectador sienta vergüenza ajena y propia casi a un mismo tiempo, como ocurría con las representaciones del la propia troupe de Molière. Una escenografía al servicio de la acción y el movimiento, un vestuario que nos hace cuestionarnos si esos personajes son contemporáneos de Molière o de nosotros mismos, una partitura que combina los estilos más clásicos con los más populares y un adaptación que manteniendo la belleza literaria del autor pretende acercar la historia a cualquier tipo de espectador.

Disfruten y, por supuesto, “rianse cuanto les plazca”.

 

ADAPTACIÓN Y DIRECCIÓN
LUGAR
FECHA
HORA
DURACIÓN
RECOMENDADO
ENTRADA
DESCUENTOS (50%)
VENTA
Andrés Alemán
Teatro Regio
Domingo, 1 de diciembre
19:00
90 minutos
Todos los públicos
A partir de 10€
Club cultura, menores de 26 años, mayores de 65 años y con minusvalía de silla de ruedas.
Giglon. Taquillas Teatro Regio (miércoles a viernes de 19:15 a 21:15) y 1 hora antes de la función.